Can TORRECA, un rincón muy íntimo y acogedor, un lugar donde el tiempo se detiene...

Un restaurante íntimo con un toque cálido y acogedor pensado para compartir momentos mágicos e inéditos. Su decoración propiamente lo convierte en un rincón que parece estar hecho a medida de una cita romántica. Vale la pena huir de la rutina y desconectar, tomarse aquel espacio de tiempo que se necesita para mirar la vida con otras perspectivas. Aquellos pequeños grandes momentos serán siempre en nuestras memorias. Aquellos momentos que no dedicamos a los amigos y que con el tiempo nos pasan factura. La nostalgia es aquella gran virtud que incluso estamos perdiendo, y con ella los recuerdos. Ratos, diálogo, sonrisas, evasión, ...
¿QUIZÁ CAN TORRECA NOS TRASLADA AL TIEMPO EN QUE LA SOCIEDAD TENÍA ESTOS VALORES?